domingo, 26 de febrero de 2017

REFLEXIONES DE PILAR G. VADO: EL AQUÍ Y EL AHORA


Recuerdo que en la película "El guerrero pacífico", basada en la novela autobiográfica de Dan Millman “El camino del guerrero pacifico”, Sócrates, el personaje que interpreta Nick Nolte, lleva a Dan, el protagonista, a la montaña para enseñarle algo pero sin desvelarle de qué se trata. El chaval camina durante tres largas horas entusiasmado igual que un niño la noche de Reyes, esperando contemplar algo mágico al final del camino.

Agotado por la larga caminata, Dan pregunta cuánto falta para ver eso tan maravilloso, entonces Sócrates se detiene de repente señalando una pequeña piedra en el camino, mientras le dice, improvisando, que eso era lo que quería enseñarle. Dan decepcionado, se queja de haber hecho esa larga excursión para nada. Lo que Sócrates pretendía que el chico aprendiera es que lo que aporta la felicidad es el viaje, no el destino.

Muchas veces, como le pasaba al protagonista de la película, pensamos que cuando consigamos nuestros objetivos seremos felices y eso precisamente nos impide disfrutar de todo aquello que ya tenemos a nuestro alcance. Creemos que lograremos la felicidad cuando terminemos nuestros estudios, o cuando consigamos el trabajo de nuestros sueños, o cuando encontremos pareja, o cuando tengamos un hijo, o cuando nos jubilemos, o cuando nos toque la lotería... No nos engañemos, nada de eso nos hará felices si no lo somos ya, no perdamos el tiempo buscando fuera lo que ya tenemos dentro.

Si tenemos la mala costumbre de fijarnos solo en lo que no poseemos o en aquello que no nos va todo lo bien que nos gustaría, jamás lograremos la felicidad porque siempre surgirán problemas o circunstancias que harán que nuestra vida no sea perfecta, pero tampoco necesitamos que todo lo que nos rodea nos sea favorable para ser felices.

Es fantástico tener deseos, pero no debemos caer en el error de pensar que si no se cumplen seremos unos desgraciados toda nuestra vida, porque entonces ya no estamos hablando de deseos sino de necesidades a las que condicionamos nuestro bienestar emocional. Las personas verdaderamente felices son aquellas que tienen deseos a los que son capaces de renunciar, gozan de paz interior, disfrutan de las oportunidades que les ofrece la vida, se divierten y aman a los demás. Como decía San Agustín: "No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita".

Además de desprendernos de necesidades (que no de deseos), es fundamental para alcanzar la felicidad vivir el aquí y el ahora. No vivimos ni en el pasado ni en el futuro, vivimos en el presente y es justamente ahí donde viviremos el resto de nuestros días, así que es importante que aprendamos a saborear cada instante que nos brinda la vida, descubriendo la riqueza de los detalles que nos ofrece cada instante, concentrando toda nuestra atención y nuestros cinco sentidos en aquello que estemos haciendo en cada momento, evitando rumiaciones del pasado y preocupaciones del futuro.

Esto puede resultar en un principio bastante difícil porque nuestra mente salta de rama en rama, va sin control hacia el pasado y hacia el futuro, aunque la buena noticia es que, al igual que el cuerpo, la mente se puede entrenar para conseguir centrarnos en el disfrute del aquí y el ahora.

Es primordial darnos cuenta de que la vida es un valioso regalo que debemos aprovechar, porque no olvidemos que estamos en este mundo para divertirnos y no, como piensan algunas personas, para sufrir (si esto fuera cierto, la especie humana se hubiera extinguido hace ya muchísimo tiempo).

sábado, 4 de febrero de 2017

REFLEXIONES DE MÓNICA SIMÓN: La negligencia emocional sufrida en la infancia crea adultos poco asertivos



Os dejo un artículo muy interesante de la psicóloga Jennifer Delgado que publicó el Instituto de terapia racional emotivo (ITRE), espero que os guste!!

Un fuerte abrazo,

Mónica


La negligencia emocional sufrida en la infancia crea adultos poco asertivos

La asertividad es una competencia esencial para la vida. No solo nos evitará numerosos problemas en el ámbito de las relaciones interpersonales sino que también nos permitirá perder menos la paciencia y vivir de manera más equilibrada y relajada. De hecho, Anthony Robbins afirmó que "la forma en que nos comunicamos con los demás y con nosotros mismos, en última instancia, determina la calidad de nuestras vidas".

La asertividad no es más que la capacidad para hacer valer nuestros derechos con claridad de manera adecuada, sin ser demasiado pasivos ni muy agresivos, respetando a su vez los derechos de los demás.

Sin embargo, aunque parece muy sencillo, ponerla en práctica es un poco más complicado. De hecho, la mayoría de las personas que nos rodean no son asertivas, o lo son en muy poca medida. ¿Por qué?

En muchos casos la razón se encuentra en su infancia. Si hemos crecido en un hogar donde se practicaba la negligencia emocional, donde las emociones eran ignoradas o incluso castigadas, simplemente no hemos tenido la oportunidad de desarrollar la asertividad.

Tus 10 derechos asertivos

1. Tienes derecho a juzgar tu propio comportamiento, pensamientos y emociones, así como asumir la responsabilidad por ellos.

2. Tienes derecho a no ofrecer excusas ni explicaciones por tus decisiones.

3. Tienes derecho a decidir si asumes la responsabilidad de resolver los problemas de los demás.

4. Tienes derecho a cambiar de opinión.

5. Tienes derecho a cometer errores, y asumir las consecuencias.

6. Tienes derecho a decir “no lo sé”.

7. Tienes derecho a actuar independientemente de la “buena voluntad” de los demás.

8. Tienes derecho a tomar decisiones ilógicas.

9. Tienes derecho a decir “no lo entiendo”.

10. Tienes derecho a decir “no me interesa”.

Sin embargo, las personas cuyos padres pensaban que expresar las emociones era algo negativo, probablemente no serán conscientes de sus derechos. Si tus padres ignoraban o incluso castigaban tus expresiones emocionales, te habrá llegado el mensaje de que tus sentimientos, emociones y necesidades no cuentan.

Por tanto, quizá a menudo te descubres diciéndote frases como: “no hables de cosas negativas”, “no puedes dejar que los demás sepan cómo te sientes o qué piensas en realidad” o “no provoques alteraciones”. Estas frases seguramente provienen del discurso de tus padres, pero se han enquistado tanto en tu inconsciente que siguen determinando tu comportamiento, aunque hayas crecido.

Los resultados de la negligencia emocional en la adultez

La negligencia emocional es la incapacidad para responder adecuadamente a las necesidades emocionales de los niños. De hecho, una de las tareas fundamentales de los padres es, precisamente, validar las emociones de sus hijos y enseñarles a encauzarlas de la manera más adecuada. Los padres son el modelo emocional de sus hijos, son las personas en quienes estos se reflejan y buscan apoyo cuando se encuentran desorientados.

Si los padres no son capaces de reconocer esas emociones o cuando estas afloran les restan importancia a través de frases como “no hay motivos para llorar” o “no ha pasado nada”, le estarán diciendo al niño que su reacción, que es completamente normal y comprensible, no es adecuada. Como resultado, ese pequeño no sabrá qué hacer, por lo que se convertirá en un adulto que:

- No confía en sus emociones e instinto, ya que le han enseñado a ocultarlos e ignorarlos.

- Tiene dificultades para reconocer sus emociones y sentimientos ya que nunca fueron validados.

- Tiene problemas para expresar de forma asertiva sus emociones, por lo que asume posturas extremas: permite que los demás le pisoteen o se muestra muy agresivo.

- Desarrolla una baja autoestima pues cree que no es digno de ser amado.

- Experimenta sentimientos de culpabilidad y cree que no tiene derecho a ser él mismo.


Las bases para desarrollar la asertividad en cualquier etapa de la vida

- Aprender a reconocer las emociones propias y etiquetarlas. Saber exactamente cómo te sientes y por qué te ayudará a gestionar mejor esas emociones, de manera más asertiva.

- Ser consciente de tus derechos como persona, sabiendo que mereces ser tratado con respeto. Y ser consciente de que los demás merecen lo mismo.

- Valorar las opiniones de los demás, sabiendo que podemos disentir sin juzgar ni menospreciar al otro. Y exigir lo mismo a cambio.

- Desarrollar una autoestima sana, comprendiendo que los errores no disminuyen tu valía sino que son oportunidades para crecer. De esta forma no te sentirás amenazado por los demás y no responderás de manera agresiva ni dejarás que te pisoteen.

Por supuesto, también será de gran ayuda aprender algunas técnicas asertivas, para lidiar con las situaciones más complicadas.

En el caso de los niños, para desarrollar la asertividad es fundamental que los padres aprendan a respetar su individualidad y sus opiniones, aunque puedan parecer infantiles o poco prácticas.


sábado, 28 de enero de 2017

REFLEXIONES DE PILAR G. VADO: ¿QUÉ ES UNA VIDA INTERESANTE?


Hace unos días una amiga me contó que un amigo suyo acababa de fallecer con 40 años, y a continuación añadió: “Está claro que la vida son cuatro días y que hay que exprimirla al máximo, así que a partir de ahora voy a aprovechar más el tiempo y voy a hacer más cosas: viajar más, más ejercicio, salir más de fiesta…”.  

No es extraño pensar así en una sociedad donde prima el lema “más es mejor”. Mejor si hago al año cinco viajes que si viajo apenas una vez, o mejor si salgo con muchos amigos todos los fines de semana que si solo quedo con alguno de vez en cuando. Mejor si tengo muchos tipos de experiencias (viajes a lugares exóticos, apasionadas aventuras amorosas, deportes de alto riesgo, creaciones artísticas…) que si mis vivencias son poco variadas y emocionantes.

Cuando nos emborrachamos de experiencias lo hacemos generalmente con el ánimo de sentir placer y de crear una vida interesante que dé sentido a nuestra existencia. Pensamos equivocadamente que malgastamos la vida si no viajamos, salimos, conocemos gente, adquirimos conocimientos, tenemos proyectos interesantes, probamos cosas nuevas… Pero no nos damos cuenta de que todo eso únicamente nos proporciona diversión y entretenimiento, pero no felicidad.

La emoción que obtenemos cuando llevamos a cabo experiencias motivados por la necesidad de aprovechar la vida y de convertirla en algo muy interesante, es superficial y pasajera, tan solo un fogonazo de placer que no tarda en dar paso a una profunda sensación de vacío. Dicha sensación nos impulsa a buscar más y más estímulos externos que nunca logran acabar con la insatisfacción que experimentamos.

De este modo, nos enganchamos a infinidad de cosas a las que somos incapaces de renunciar, ya que si no las hacemos nos sentimos vacíos y culpables por no aprovechar la vida, pero cuando las hacemos, curiosamente, no nos sentimos realmente felices (no hay que confundir diversión con felicidad). La acumulación de experiencias y la búsqueda insaciable de las mismas, no solo no contribuye a que nos sintamos plenos y realizados, sino que es eso precisamente lo que nos distrae y aleja de una vida serena y feliz.

Saborear la vida con intensidad nada tiene que ver con la vorágine de actividades, vivencias o conocimientos en la que a veces estamos inmersos, sino que tiene que ver con estar tranquilos y ser más conscientes, o lo que es lo mismo, con sentir la alegría de estar vivos, necesitar poco, apreciar y agradecer lo que tenemos, disfrutar de lo que hacemos en el instante presente, relacionarnos con amor y estar en armonía con nosotros mismos y con el entorno. Todo esto nos proporciona felicidad, o lo que es lo mismo, una profunda y duradera sensación de plenitud.

Aunque tuviésemos una vida breve, aburrida y sin grandes objetivos, podríamos ser muy felices, los seres humanos no necesitamos hacer muchas cosas para sentirnos bien, ya que somos animales de calidad más que de cantidad.  Un buen ejemplo de ello son los pastores y las monjas de clausura, ellos no llevan vidas trepidantes y llenas de emociones fuertes, sin embargo, existen pocas personas tan plenas y felices como ellos, esto es debido a que conocen el secreto para una vida feliz: necesitar muy poco, hacer pocas cosas y poner entusiasmo, alegría y amor en aquello que se tiene entre manos en cada momento. 

No es preciso coleccionar con avidez experiencias para convertir la vida en algo emocionante y valioso, el hecho de estar vivos ya es extraordinario y ser conscientes de ello enormemente placentero. Todos poseemos la capacidad para apreciar la belleza que nos rodea y para transformar en maravillosas aventuras cosas tan simples y cotidianas como cocinar, contemplar la naturaleza, conversar, leer o pasear.

En definitiva, la vida ya es algo hermoso e interesante, tan solo tenemos que darnos cuenta de ello. De nosotros depende ver la vida como algo que debemos llenar de experiencias para darle valor y sacarle el máximo partido o como una aventura increíble y valiosa en sí misma.



martes, 27 de diciembre de 2016

REFLEXIONES DE DAVID M: CONDICIONES ANTES DE EMPEZAR LA TERAPIA + CÓMO HACER QUE NUESTRO TRABAJO MENTAL SEA LA BOMBA + QUITARNOS EXCUSAS QUE NOS IMPIDEN PONERNOS A TRABAJAR LA MENTE + TOMARNOS CON CALMA EL CAMBIO Y LAS RECAÍDAS

Hola chic@s:

El título es un poco raro, jaja, pero no se me ocurría ninguno que englobase todos los puntos, pero para mí, todos los puntos tienen sentido en un mismo post, pues todos intentan facilitarnos el trabajar la mente, pero desde muy diversas ópticas, por lo que quizás podríamos poner como título, CONCEPTOS QUE NOS FACILITAN EL TRABAJO MENTAL DIARIO:

-TRABAJO MENTAL CON MUCHA ATENCION, VELOCIDAD NORMAL, DISFRUTE Y MOTIVACION: poniendo MUCHA ATENCIÓN cuando trabajemos la mente y haciéndolo a una VELOCIDAD NORMAL disfrutaremos mucho el proceso y no contribuiremos a tener una conducta acelerada. Así el trabajo es mucho más eficaz y haremos mucho más rápidos nuestros deberes mentales (vísteme despacio que tengo prisa). Hago incapié en la atención, además, porque, si no la aplicamos, se nos puede empezar a ir la mente a cien mil sitios, y nos podemos tirar mucho tiempo para conseguir muy poco. Pero, como también tiene que ver con el DISFRUTE y la MOTIVACION, podemos hablar aquí de más aspectos para disfrutar del trabajo mental, tales como: escribir post esquematizados o simplemente esquemas, para tener más resumido y entender mejor nuestro trabajo mental; hacer lecturas de repaso de los libros de Rafael; ver su vídeos y escuchar los audios de sus entrevistas y conferencias; leer libros complementarios a los de Rafael, como los de Albert Ellis, Gandhi, Thomas Buergenthal, Dalai Lama…, etc. Pero que quede claro que el trabajo fundamental está formado tan sólo por la rutina del debate y las visualizaciones racionales y complementado con los ejercicios conductuales tales como poner amor a todo lo que hacemos, dar paseos apreciando la naturaleza, evitar evitar o practicar la sugerencia y la seducción y el amor, humor y el surrealismo.

-PERSEVERANCIA E INCOMODIDAD: El que nos cansemos es buena señal aunque por otro lado sea incómodo. Es como ir al gimnasio, si no nos cansamos no estamos realmente trabajando. Además, si estamos mal y queremos estar bien, tendremos que trabajar para cambiar nuestras creencias irracionales, por lo que, ¿qué preferimos: estar mal y cómodos o ser muy felices aunque un poco incómodos? Por otro lado, muchas veces los pacientes empiezan durante las primeras semanas muy fuertes el trabajo mental diario, pero se relajan al poco tiempo. No, aún queda mucho trabajo por hacer, cambiar requiere al menos unos poquitos meses. A perseverar.

-UNA RECAIDA NO NOS HACE PERDER TODO EL TRABAJO, AL CONTRARÍO, ES SÍNTOMA DE QUE ESTAMOS MEJORANDO Cuando tenemos una recaída (que tendremos durante toda nuestra vida), frecuentemente pensamos que hemos perdido todo el trabajo hecho hasta ahora, pero la realidad es justo al contrario: tan sólo estamos creciendo de manera irregular, con subidas y bajadas, y si seguimos trabajando, sin tirar las toalla, veremos que nuestras recaídas son cada vez más alejadas en el tiempo y más cortas, además de que los avances más significativos vienes después de ellas: sólo después de una noche oscura del alma pueden venir los amaneceres más bellos.

-RENUNCIAR MENTALMENTE A ESTAR BIEN INCLUSO PARA SIEMPRE Si no consiguiéramos cambiar nunca (aunque hay muchas evidencias de que todo el mundo puede) tampoco sería el fin del mundo. Podríamos tener una vida genial, aún con nuestra depresión. Es bueno quitarnos la presión excesiva por cambiar, para que paradógicamente nos cueste menos el cambio, y para tomarnos mejor esos día malos.
http://tertulias-escuela-felicidad.blogspot.com.es/2014/07/reflexiones-de-david-m-argumentos-para.html

-SÍ SE PUEDE CAMBIAR. Muchas personas no se ponen a cambiar para ser más felices argumentando que es imposible mejorar en sus circunstancias. Pero, si sabemos que SÍ que podemos TODOS, ya no habrá ninguna excusa para ponernos a ello. Vamos a ver un ejemplo extremo para darnos cuenta de que TODOS podemos: María Luisa Merlo había llegado a tomar 15 pastillas diarias y casi no se podía levantar de la cama, pero hizo una buena terapia psicológica cognitiva y ahora es súper feliz. Y lo hizo siendo anciana!!! Y habiendo estamos mal alrededor de 40-50 años!!! Por lo tanto, todos podemos cambiar!!!

-APERTURA MENTAL: si estamos mal y queremos estar muy bien, el psicólogo lógicamente nos dirá puntos de vista de la vida totalmente opuestos a los que mantenemos irracionalmente ahora. Si nos diera la razón en todo, significaría que él estaría igual de mal o peor que nosotros, jaja. Eso no significa sectarismo (pues habrá otras ideas sobre la vida que incluso serán aún más locas que las nuestras), sino intentar comprender los nuevos argumentos en profundidad, ver que son realistas y racionales e incluso ponerlos en práctica durante unas semanas para ver si mejoramos: ¿Qué prefieres: tener razón o curarte?

-NIVELES DE PROFUNDIDAD: muchas personas defienden airada y abiertamente creencias muy racionales en público pero por dentro se sienten deprimidos. Otras personas expresan orgullosas que nos tienen ningún complejo pero por otro lado sufren y tratan de esconder sus fallos continuamente. Esto es porque a un nivel muy superficial tienen creencias racionales pero a un nivel mucho más profundo, se siguen machacando ferozmente. Pues sí, hasta que no nos convenzamos hasta los niveles más profundos de nuestra nueva filosofía mucho más armónica, realista y funcional, no sentiremos las emociones correspondientes y no actuaremos en consecuencia.

-VENTAJAS DE PENSAR RACIONALMENTE: muchas personas, al conocer este tipo de psicología, que en gran medida consiste en quitarle a todo importancia, piensan que se pueden convertir en pasotas (o en otras cosas negativas); nada más lejos de las realidad, pues entre otras muchas razones (que se pueden ver en el post adjunto a continuación), cuanto más a gusto estamos, mejor nos ocupamos de los problemas: no poder casi levantarnos de la cama o el suicidio, distan enormemente de ser buenas estrategias para ocuparnos de los inconvenientes.
https://tertulias-escuela-felicidad.blogspot.com.es/2014/12/reflexiones-de-david-m-me-estare.html

-NADIE CONSIGUE ESTAR GENIAL EN UN DÍA, CALMA, DIA A DIA Calma, el trabajo mental necesita tiempo, unos poquitos meses al menos. Es así para todo el mundo. Se consigue día a día. Un grano de arena puede parecer insignificante; sin embargo, si vemos un desierto por primera vez (y siempre) quedaremos sobrecogidos por su enorme belleza. No olvidemos que un desierto está formado por miles de pequeños pero maravillosos granos de arena. Día a día. Grano a grano.

Un fuerte abrazo!!!



domingo, 11 de diciembre de 2016

REFLEXIONES DE PILAR G. VADO: BUSCA DENTRO DE TI...



Busca dentro de ti la solución de todos los problemas,
hasta de aquellos que creas más exteriores y materiales.
Dentro de ti está siempre el secreto,
dentro de ti están todos los secretos.
Aun para abrirte camino en la selva virgen,
aun para levantar un muro,
aun para tender un puente,
has de buscar antes, en ti, el secreto.
Dentro de ti hay tendidos ya todos los puentes,
Están cortadas dentro de ti las malezas
y lianas que cierran los caminos.
Todas las arquitecturas están ya levantadas dentro de ti.
Pregunta al arquitecto escondido.
Él te dará sus fórmulas.
Antes de ir a buscar el hacha de más filo,
la piqueta más dura,
la pala más resistente…
entra en tu interior y pregunta…
Y sabrás lo esencial de todos los problemas,
y se te enseñará la mejor de todas las fórmulas,
y se te dará la más sólida de todas las herramientas.
Y acertarás constantemente, puesto que dentro de ti
llevas la luz misteriosa de todos los secretos.
Amado Nervo (Poeta Mexicano 1870-1919)



https://tuespacioemocional.wordpress.com/